Historia y curiosidades de la Ópera de Sidney

La Ópera de Sídney es uno de los monumentos más conocidos e icónicos, no solo de Australia sino del mundo. Su arquitectura expresionista, su diseño que recuerda a una concha de mar y sus más de dos millones de visitantes al año, la hacen uno de los edificios más fotografiados, que además fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2007. 

Se encuentra ubicada en un lugar estratégico de la Bahía de Sídney, y se ha convertido en un sitio de reunión y de visita obligada para todo aquel que vaya a la ciudad. Y es que, cómo perderse de conocer un edificio tan simbólico, que además tiene una rica historia y está rodeado de muchas curiosidades.

Un poco de su Historia

La idea de la construcción de la Ópera House fue del compositor y director de orquesta inglés Eugene Goossens, quien en 1954 consiguió el apoyo del Primer Ministro de estado para la construcción de un teatro de opera en Sídney. El año siguiente empezó el concurso y se recibieron 233 diseños de arquitectos de todo el mundo. El ganador se llevaría 5000 libras.

Pero no fue hasta 1957 que se decidió cual había sido la propuesta ganadora, tras un difícil proceso de selección el arquitecto danés Jørn Utzon se llevó el premio y llegó a Sídney para supervisar el proyecto de construcción. Sin embargo, muchas dificultades en la construcción y a nivel financiero, por el descontrol de presupuesto, hicieron que un proyecto que debía tardar 3 años en terminarse culminara finalmente 26 años después. Tantos fueron los problemas entre Utzon y el gobierno del estado, que el arquitecto tuvo que abandonar el país sin que su obra estuviese terminada y no pudo presenciarla en persona.  

El proyecto lo retomó un equipo de arquitectos australianos que completaron la obra con éxito en 1973, aunque con un coste que superó 1400% el presupuesto inicial. Así la Ópera de Sídney fue terminada, inaugurada y abierta al público por la Reina Isabel II el 20 de octubre de ese año. Convirtiéndose en un icono arquitectónico por el que Australia se hizo conocida, que representó un desafío a nivel estructura, pero abrió las puertas a diseños modernistas que ahora pueden apreciarse en todo el mundo.

Curiosidades de la Ópera de Sídney

Con una construcción tan larga, llena de desafíos, un gran presupuesto, cambios y desacuerdos entre el equipo de arquitectos, la Ópera de Sídney está marcada por muchas curiosidades.

  • Se recibieron 233 diseños de 33 países diferentes, y el proyecto ganador en una primera selección había sido descartado.
  • El arquitecto Jørn Utzon diseñó la Ópera de Sídney sin haber nunca estado en la ciudad.
  • Se “inauguró” antes de estar terminada. Y es que el cantante y actor estadounidense Paul Robeson les cantó a los trabajadores de la obra mientras estos disfrutan de su almuerzo.
  • Está asentada sobre un fuerte. El lugar dónde hoy se erige este imponente edificio está sobre lo que antes era un fuerte estratégicamente ubicado para la vigilancia y protección de la bahía.
  • Muchos participaron en su construcción. Más de 10.000 trabajadores trabajaron a lo largo de sus 26 años de construcción. 
  • Es más grande que un campo de fútbol. La construcción mide exactamente 187 metros de largo y 115 de ancho. 
  • El gobierno de Nueva Gales de Sur lanzó una lotería para que los ciudadanos ayudarán a pagar las obras de construcción de la Ópera de Sídney. Y esta siguió vigente hasta hace unos años atrás. 
  • Tiene el instrumento musical mecánico más grande del mundo. Está compuesto por más de 10.000 tubos y se construyó en 10 años.

 

¿Te apetece conocer Sídney? ¡Contáctanos! 

0/5 (0 Reviews)
Share Tweet Pin It

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Hablamos?


¿Hablamos?