Viviendo la pandemia como Estudiante Internacional

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4,33 out of 5)
Cargando…

Entrevista

El sueño de viajar a Australia, aprender inglés, surfear en playas idílicas, conocer el Opera House ver koalas y canguros son sólo algunos de las ilusiones que empacamos en nuestra maleta antes de emprender el viaje de nuestras vidas. Sabemos que pusiste mucho esfuerzo y sacrificio ahorrando, entendemos también que no es fácil estar lejos de tu familia y salir de tu zona de confort, pero damos por seguro que eres un luchador, un soñador que está dispuesto a arriesgar todo para cumplir tus anhelos y  el equipo de Your Aussie Life te acompaña de la mano en el camino, sobretodo en tiempos difíciles.

Estudiar en tiempos de coronavirus: lo más demandado

Si alguien nos hubiera dicho el año pasado que durante el 2020 un desconocido virus atacaría a la especie humana matando a miles y poniendo en riesgo la vida del planeta, probablemente no lo hubiéramos tomado tan en serio. La paradoja, es que sucedió, y nos ha afectado a todos. Quisimos entrar en la vida privada de una de nuestras estudiantes para contarte como ha vivido todo este proceso aquí en Australia.

¿Quién es Lya Hagg?

Ella es Lya Haag, Chilena, 24 años, llegó a Australia en enero 2020 después de realizar un largo viaje por las maravillas del Sudeste Asiático. Lya al igual que todos los jóvenes que vienen a Australia, llegó muy ilusionada con la idea de vivir esta experiencia. Es amante de los viajes, pasión que la llevó a recorrer su país, Chile, y el resto del mundo, viajes experiencias que ha sabido retratar muy bien en su cuenta de instagram @larataviajera y tamién en su canal de Youtube.

Cuando llegó a Australia, Lya se inscribió en una escuela de inglés, conoció amigos, buscó trabajo e inició su vida en la ciudad de Melbourne. Pasaron solo pocos meses hasta que el pick de la pandemia del coronavirus obligó al Gobierno Australiano a cerrar los institutos de inglés (entre otros como gimnasios, cafés, restaurantes, etc.) como medida para evitar el contagio del COVID-19.

De un día para otro Lya perdió su trabajo, no pudo asistir más a sus clases y así comenzó un sentimiento de incertidumbre gigante en ella y en los miles de estudiantes internacionales que alberga Australia. Lamentablemente los estudiantes internacionales no cuentan con apoyo financiero por parte del gobierno, por lo cual ha sido una lucha constante de esfuerzo y perseverancia sobrevivir a esta pandemia y torcerle la mano para mantener en pie los objetivos por los cuales han venido a este país.

 

¿Como te ha afectado  la crisis del COVID-19 como estudiante internacional?

Mi experiencia de haber cambiado desde clases presenciales a online no me ha gustado del todo, pero entiendo que es importante en este periodo de crisis mantener la seguridad de todos, y sobre todos los que estamos lejos de casa.  Ya conocía a mis profesores y compañeros en persona, entonces fue una forma distinta de relacionarnos entre nosotros.  Las clases no son tan directas como es la clase presencial y requiere más compromiso por parte del estudiante para mantenerse concentrado. Siento que es una buena manera de poder mantener la conexión con el aprendizaje, si no existiera esta forma, las clases tendrían que haber sido canceladas y detener aprendizaje durante meses.

En cuanto a estabilidad económica ¿Como te ha afectado  la crisis del COVID-19?

En este momento no tengo ingresos económicos. Pero tuve la suerte de que una persona, en Melbourne, me dejara su casa para cuidarla por un tiempo. Esto es realmente Bueno, ya que el arriendo es lo más costoso en esta ciudad. Cuando tienes trabajo puedes solventarlo sin problema, ya que los costos de visa son proporcionales a los ingresos, pero la situación actual es diferente, y soy una afortunada por eso. Pero esto es sólo por un par de meses, después tengo que buscar mi propio lugar. Pero tuve Mucha suerte,  porque pude mudarme a esta casa justo en el momento que la pandemia estaba en su pick más alto, así que no estuve tan expuesta. Las personas en Australia son muy nobles y confían en la palabra de las personas, al principio puede sonar descabellado que alguien abra las puertas de tu casa de esta forma, pero la verdad es que aquí es algo muy común.

¿Como te ha afectado en el aspecto social?

Ha sido muy duro este tiempo, no he tenido contacto social y he estado sola durante bastante tiempo. Sólo vivo con Jesse, el perro mascota de la casa. Ha sido bastante intenso tener que lidiar con la soledad durante días y meses, no tener con quién hablar, además de la incertidumbre de no tener trabajo ni ingresos. A la vez siento que soy una afortunada por las oportunidades que he tenido, y también por haber disfrutado de tan lindo viaje por el Sudeste Asiático los meses previos a la pandemia. Siempre con la esperanza que todo esto sea por un tiempo, y por un bien mayor.

La Lic. en Artes, Educación y Pedagoga de Artes Visuales, nos cuenta que ha recibido apoyo de su instituto de inglés, el College les entregó un descuento y bono a sus alumnos: «Mi escuela es Greenwich College, nos dieron una semana gratuita, en pago por la semana de transición que no tuvimos clases. Además nos van a entregar un bono de 150 AUD, para cubrir los gastos eventuales que pudiéramos tener y una rebaja en el arancel para las personas que quisieran extender sus estudios por mas tiempo.»

¿Qué ha sido lo más difícil de afrontar durante esta crisis?

Para mi, ha sido estar sola, sin mucho dinero y lejos de la familia. El sentimiento de incertidumbre es muy desalentador en un panorama donde ves que el problema se vuelve algo que está afectando a todo el mundo y es muy difícil de controlar. Afortunadamente tengo un techo donde vivir y la comida es fácil de conseguir, ya sea en el mercado, foodbanks, o caridad, hay mucha gente de buen corazón que aporta a las personas que más lo necesitan, yo tuve  suerte, pero hay otras que hasta el día de hoy tienen problemas. Espero que esto se normalice pronto.

¿Cómo lidias con el encierro?

He estado pintando mucho, dibujando cosas que siento o pienso. Con otros amigos artistas estamos organizando un colectivo de arte LatinoAmericano de forma online, para después poder montar una exposición, esperamos que sea posible cuando podamos volver a reunirnos sin temor al virus.
También me ejercito, medito, a veces cocino cosas dulces. Trato de mantenerme ocupada, sin embargo, hay veces que me deprimo y no quiero hacer nada. Al principio me molestaba conmigo misma por sentirme así, pero después aprendí a aceptar el sentimiento de estar triste, escucharme,  y entender que también está bien no sentirse bien todo el tiempo.

Lya se mantiene muy positiva y mira con mucha ilusión hacia el futuro, le preguntamos qué tenía planeado una vez que la pandemia se acabe.

¿Cuáles son tus planes para el futuro?

He decidido extender mi visa por unos meses más y así poder mejorar mi inglés. Sólo espero poder encontrar un trabajo para poder mantenerme económicamente. También está el proyecto de arte LatinoAmericano, que pensamos que pueda salir a flote en ventas de obras de arte.
Y por supuesto, viajar por Australia, cuando se pueda, obviamente de forma responsable y sin comprometer la seguridad de otras personas.

La joven estudiante chilena se mantiene positiva ante todo y nos cuenta que hay cosas importantes que destacar: «El tiempo que he tenido para mí, para recordar cuáles son las cosas importantes en esta vida, la importancia de mi familia, que siempre me apoya aunque estén lejos, que hay personas con grandes corazones en este mundo que siempre te ayudan y agradecer por ello».

Lya tiene también un mensaje de esperanza para todos los estudiantes que han tenido que poner pausa a sus sueños: «Paciencia, que todo esto terminará pronto, mantenerse a salvo también es cuidar a otros»

 

Share Tweet Pin It

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Hablamos?

¿Hablamos?